10 Tips Para Combatir el Coronavirus 10 Tips Para Combatir el Coronavirus

PUBLICIDAD

El Coronavirus nos recuerda al SARS y MERS

De acuerdo con un artículo de opinión publicado en Dallas News, el escepticismo es una buena práctica cuando se trata de toda la información infundada que abunda en el Internet, en especial ante todas las teorías conspirativas sin sentido sobre cualquier número de temas que publican en redes sociales como si fueran reales.

coronavirus

El coronavirus, también conocido como COVID-19, se originó en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei en China, y se está extendiendo rápidamente por todo el mundo.

El 21 de diciembre de 2019 se reportó el primer caso en Wuhan. Los síntomas incluyen fiebre, dificultad para respirar, tos severa y neumonía que, en casos más graves, puede provocar un deterioro en la función renal, así como insuficiencia hepática y renal. Aún se desconoce el período de incubación del coronavirus, pero se estima que podría variar entre los 14 y 30 días.

Aunque, hasta el momento solo ha habido un número limitado de casos reportados en los Estados Unidos, el ejército ha designado diversas zonas de detención por todo el país, para poner en cuarentena a los habitantes, en caso de que se agrave la situación.

Durante décadas, el Dr. Francis Boyle ha estado en contra del desarrollo y el uso de armas biológicas, y sospecha que el COVID-19 es un patógeno diseñado como arma biológica, que escapó de las instalaciones de bioseguridad nivel 4 de la ciudad de Wuhan, que se estableció específicamente para investigar el coronavirus y el SARS. De hecho, Boyle fue quien solicitó la creación de regulaciones sobre la guerra biológica en la Convención sobre Armas Biológicas de 1972 y también redactó la Ley Antiterrorista de Armas Biológicas de 1989, que fue aprobada por unanimidad por ambas cámaras del Congreso y promulgada por George H. W. Bush.

Durante el periodo del 11 de septiembre de 2011 a octubre de 2015, el gobierno de los Estados Unidos gastó $ 100 mil millones de dólares en programas de armas biológicas.

Según Boyle, el virus COVID-19 es una quimera , algo que se desea pero que es imposible de lograr. Este incluye al SARS, un coronavirus diseñado como arma biológica, junto con material genético del VIH y posiblemente el virus de la gripe También tiene propiedades que le permiten extenderse a una distancia mayor de lo normal.

Como resultado de su labor contra la guerra biológica, que se remonta a los primeros días de la administración Reagan, Boyle ha monitoreado de forma cuidadosa "los brotes misteriosos de enfermedades que han aparecido desde entonces tanto en humanos como animales de todo el mundo".

Además de China, también se han reportado casos de coronavirus en al menos otros 23 países, incluidos Estados Unidos, Canadá, Australia, Japón, Tailandia, Vietnam, Singapur, Taiwán, Corea del Sur y Francia.

La histeria colectiva que se suscitó después sigue un patrón ya bien conocido en el que la población se mantiene en un estado de miedo contra los microbios, y de esta manera las empresas farmacéuticas pueden salir al rescate con otro medicamento o vacuna costosa (y quizás obligatoria).

Hasta ahora, la mayoría de las personas que han muerto son de la tercera edad. Aunque es un poco extraño, pero por suerte, se han reportado pocos niños con síntomas de coronavirus. El sistema inmunológico de los niños no se ha desarrollado por completo y, por lo tanto, suelen ser más susceptibles a las enfermedades.

Aunque hay niños que han reportado síntomas, son muy pocos los casos. Este mismo patrón de enfermedad benigna en niños se observó con el SARS y el MERS. El SARS tenía una tasa de mortalidad promedio del 10 %, pero este número no incluía a niños y solo el 1 % incluía a jóvenes menores de 24 años, mientras que las personas mayores de 50 años tenían un riesgo de mortalidad del 65 %. 

Hace quince años, los titulares advirtieron que Estados Unidos se enfrentaba a un evento de exterminio cataclísmico, la gripe aviar, y las fotos de la epidemia de gripe de 1918 llevaron el factor miedo a un punto culminante. En aquel entonces, el presidente George W. Bush Jr., estimó que morirían 2 millones de habitantes de los Estados Unidos a causa de la gripe aviar, y en el mejor de los casos solo morirían 200 000 personas.

Sin embargo, el recuento final de esta pandemia fue cero muertes en los Estados Unidos.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario