10 Tips Para Combatir el Coronavirus 10 Tips Para Combatir el Coronavirus

PUBLICIDAD

La ameba devoradora de cerebro cobra la vida de un niño

Una niña de 10 años murió después de contraer una rara ameba devoradora de cerebro llamada Naegleria fowleri mientras nadaba en el río Brazos y el lago Whitney en Texas durante el fin de semana del Día del Trabajo.

Lily Mae Avant, una estudiante de quinto grado, se enfermó con fiebre y dolor de cabeza el fin de semana después de nadar en una piscina, y su salud se deterioró rápidamente, según noticias KWTX afiliadas a CNN en el condado de Bosque, Texas.

Naegleria fowleri es un organismo vivo unicelular que se encuentra en el suelo y el agua dulce y cálida, como lagos, aguas termales, ríos, generalmente en los estados del sur y en piscinas mal mantenidas. 

ameba

Aunque es raro, la mayoría de las infecciones por Naegleria fowleri ocurren cuando las personas nadan en aguas contaminadas e inhalan o salpican el agua en la nariz. 

Los síntomas generalmente comienzan dentro de las dos semanas posteriores a la exposición e incluyen dolor de cabeza, fiebre, náuseas, vómitos y rigidez en el cuello. A medida que la enfermedad progresa, puede ocurrir confusión, pérdida de equilibrio, convulsiones y alucinaciones, y dentro de uno a 12 días la muerte.

Otras muertes por la ameba devoradora de cerebros se atribuyeron a las ollas neti. Tales muertes ocurrieron cuando las personas usaron agua de grifo contaminada en una olla Neti para limpiar sus fosas nasales e irrigar sus fosas nasales. Esto le dio a la ameba un acceso fácil a sus cerebros, donde causó una infección que en el 95 % de los casos es letal.

Debido a que el agua del grifo puede albergar cualquier cantidad de contaminantes, es muy importante usar solo agua estéril, destilada o hervida, que se deje enfriar, para la irrigación nasal con una olla Neti.

Existen varios tipos de organismos que pueden ser peligrosos para los humanos, no solo en agua dulce sino también en aguas costeras (saladas). Uno es Vibrio vulnificus, la causa de la fascitis necrotizante, comúnmente conocida como enfermedad come carne.

El riesgo de infección tanto en la ameba que devora el cerebro como en la enfermedad come carne aumenta junto con la temperatura del agua, ya que el agua tibia estimula el crecimiento y la adherencia adecuada a la piel.

El virus come carne ha cobrado víctimas en cada costa de los Estados Unidos.

Para limitar su riesgo, evite nadar si tiene cortadas o heridas abiertas en su cuerpo, así como evitar el contacto con el agua en boca y nariz.

Millones de personas usan agua dulce y salada como fuente de recreación cada año y los investigadores todavía analizan por qué solo pocas personas se infectan con este tipo de organismos.

Se sabe que las personas con una enfermedad hepática tienen un riesgo 800 % mayor de contraer bacterias que comen carne y una tasa de mortalidad 200 veces mayor que las de los hígados sanos. Las personas con diabetes, VIH, talasemia, cáncer y las que toman regularmente antiácidos corren el riesgo de este tipo de infecciones come carne.

Los primeros síntomas de la fascitis necrotizante incluyen enrojecimiento o hinchazón que se propaga rápidamente, fiebre, dolor intenso en el área y más allá, decoloración de la piel, como manchas negras, úlceras o ampollas en la piel y  pus supurante. A medida que la enfermedad empeora, puede causar mareos, fatiga, náuseas y diarrea. La enfermedad se propaga rápidamente y la muerte se relaciona con sepsis y la insuficiencia orgánica posterior.

Otro tipo de infección por la bacteria come carne, llamada gangrena de Fournier, ocurre en el área genital de hombres y mujeres. La bacteria generalmente ingresa al cuerpo a través de un corte y se propaga rápidamente.

Las personas particularmente en riesgo de desarrollar gangrena de Fournier son las personas con diabetes, ya que se sabe que algunos medicamentos de control glucémico utilizados para la diabetes tipo 2 causan la gangrena de Fournier.

Los síntomas incluyen sensibilidad, enrojecimiento o hinchazón o fiebre con más de 100.4 grados. Los síntomas empeoran rápidamente, por lo que es vital buscar tratamiento inmediato.

 

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario