Obtenga tan solo $7.99 dólares por botella Aceites y vinagres bionámicos Paquete de 3 y tan solo $3.32 dólares por frasco Salsas bionámicos y más Pacquete de 6 Obtenga tan solo $7.99 dólares por botella Aceites y vinagres bionámicos Paquete de 3 y tan solo $3.32 dólares por frasco Salsas bionámicos y más Pacquete de 6

PUBLICIDAD

Cereales contaminados con herbicidas tóxicos

Piense dos veces antes de darle un cereal de avena a su hijo o consumir una barra de granola como bocadillo.

cereal

Las compañías alimentarias más importantes continúan comercializando cereales populares para el desayuno de los niños y otros alimentos considerados como "saludables" con total conocimiento del glifosato que contienen, el cual es un herbicida Roundup que causa cáncer, según el Environmental Working Group (EWG, por sus siglas en inglés).

En el 2015, el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer identifico al glifosato como un probable cancerígeno humano. Roundup, el herbicida fabricado por Monsanto (ahora Bayer), es el químico agrícola más utilizado en la historia. El uso de los herbicidas continúa creciendo dramáticamente cada año, a pesar de que existen más de 13 000 demandas pendientes en contra del herbicida Roundup de Monsanto, el cual causó el linfoma no Hodgkin de los demandantes.

Friends of the Earth evaluó muestras del cereal de avena y el 100 % resultaron positivas para el glifosato con un nivel promedio de 360 partes por billón, el cual es más del doble del nivel establecido por los científicos del EWG para el riesgo de morir por cáncer en niños.

Los residuos de glifosato son notables en los alimentos a base de avena, incluyendo barras de granola, pan y cereales ya que los agricultores rocían las plantas con el herbicida poco antes de la cosecha para secar los cultivos en un proceso conocido como desecación.

El uso más importante de glifosato es en el Medio Oeste, donde existe la mayor producción de maíz y soya; sin embargo, los herbicidas se utilizan en todo el territorio de los Estados Unidos. Más del 90 % del maíz y la soya, ingredientes contenidos normalmente en los alimentos procesados, son transgénicos. A pesar de que el trigo, la avena y la cebada no son transgénicos, los agricultores de las zonas más frías del norte deben esperar a que sus cultivos se sequen antes de la cosecha, por lo que estos se convierten en una fuente muy grande de glifosato por el proceso de desecación.

Actualmente, no existen etiquetas de advertencia en los cereales, barras de granola u otros alimentos procesados, los cuales son los favoritos de los niños. Cuando se analizaron 28 productos de Cheerios y Quaker Oats para determinar la contaminación por glifosato, todos resultaron positivos. De hecho, si el glifosato se incluyera como ingrediente en las tablas nutrimentales, tendría que aparecer arriba de las vitaminas D y B12 en los Cheerios Nuez y Miel.

En 1993, el límite legal del glifosato en la avena fue de 0.1 ppm y desde entonces ha aumentado hasta 300 veces. Monsanto solicitó el aumento casi al mismo tiempo que los agricultores comenzaron a incrementar el uso de Roundup como desecante en los cultivos de avena.

Se pueden evitar los riesgos del glifosato al elegir alimentos orgánicos y al evitar los alimentos procesados. Los estudios demuestran que las personas que llevaron una alimentación totalmente orgánica durante solo seis días mostraron una reducción promedio del 70 % de pesticidas organofosforados (como el glifosato).

Un estudio realizado en Francia encontró que las personas que consumían la mayoría de los alimentos orgánicos tenían un 25 % menos de probabilidades de desarrollar cáncer, incluyendo linfoma no Hodgkin (relacionado con el glifosato), otros linfomas y cáncer de mama posmenopáusico.

Los resultados de la evaluación justifican una larga lista de razones para evitar los alimentos procesados y elegir carnes, lácteos y productos orgánicos siempre que sea posible.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario