¿Ha encontrado franjas blancas en su carne de pollo?

Si le parece que sus pechugas de pollo parecen de pavo, puede estar casi seguro de que el pollo que compró fue criado y alimentado para que se desarrollara más grande y rápidamente, en operaciones concentradas de alimentación animal (CAFOs, por sus siglas en inglés). Pero, de acuerdo con KentLive, otra forma de saber si su pollo es una víctima de esta tendencia de alimentos más grandes y gordos es al observar su carne.

Pantalla

Si tiene muchas franjas blancas a lo largo, eso significa que tiene más grasa, un indicador de las condiciones de vida bajo las cuales se crio el pollo. Si bien, estas franjas no son dañinas para la salud, cuantas más tenga, más difícil será marinar la carne, además será menos blanda. Sin embargo, los representantes de la industria destacaron que aun así es un alimento seguro.

Las condiciones de vida a las que se refiere este artículo; es decir, CAFOs, son la forma en cómo se produce el 90 % de toda la carne de pollo y huevos en los Estados Unidos. Y a pesar de lo que los productores de estas operaciones masivas podrían hacerle creer, uno de los peligros ocultos para la salud de los alimentos CAFOs son las enfermedades transmitidas por los alimentos.

Por ejemplo, la salmonela frecuentemente se relaciona con el pollo. Un estudio realizado por el Servicio de Investigación Agrícola del USDA encontró que las muestras de pollo recolectadas al final de la cadena de producción, después de haber sido cortadas en partes, como las compraría en los supermercados, tenían la asombrosa tasa positiva de 26.2 % de contaminación por salmonela.

Además, recientemente se ha sugerido que las infecciones del tracto urinario (UTIs) podrían ser una enfermedad transmitida por alimentos, causada por el consumo de pollo contaminado con ciertas cepas de E. coli.

De igual manera, el pollo es un notable portador de camplylobacter, clostridium perfringens y bacterias de la listeria, pero la contaminación por salmonela es un riesgo particular, conforme la salmonela resistente a los medicamentos se ha extendido en los últimos años.

En cuestión de cifras, entre 2009 y 2015, hubo 5 760 brotes alimenticios reportados que causaron 100 939 enfermedades, 5 699 hospitalizaciones y 145 muertes, y el pollo fue responsable de la mayoría de las enfermedades relacionadas con estos brotes.

Entonces, ¿qué puede hacer para evitar todas estas enfermedades? Comience por evitar comprar pollo que provenga de CAFOs. Las opciones con certificado orgánico pueden costar más, pero le brindarán una garantía de que el pollo que consume fue criado en condiciones más humanas y no se le dieron antibióticos ni hormonas de crecimiento. (Además, lo más probable es que también tenga menos franjas blancas).

Cuando compre pollo, tome las debidas precauciones en su cocina. Las cocinas son notables focos de desarrollo de bacterias causantes de enfermedades, gracias a la contaminación proveniente de carnes crudas. Para evitar la contaminación cruzada entre los alimentos que cocina, siga las siguientes recomendaciones:

  • Use una tabla para cortar designada, de preferencia que sea de madera, no de plástico, para carne cruda y aves, y nunca use la misma tabla para preparar otros alimentos, como cortar vegetales. La codificación por colores de las tablas para cortar es una forma sencilla de distinguirlas

 

  • Al desinfectar su tabla para cortar, utilice agua caliente y detergente. Si solo la limpia con un trapo no destruirá las bacterias

 

  • Para obtener un desinfectante de cocina y tabla para cortar de bajo costo, seguro y efectivo, utilice vinagre y peróxido de hidrógeno al 3 %. Mantenga cada líquido en una botella de spray separada, rocíe la superficie con uno, seguido del otro, y luego limpie

 

  • El aceite de coco también se puede utilizar para limpiar, tratar y desinfectar las tablas para cortar de madera; está cargado con ácido láurico que tiene una potente acción antimicrobiana. Así mismo, las grasas podrían ayudar a acondicionar la madera.

Finalmente, debe lavarse las manos adecuadamente con agua y jabón simple, antes y después de tener contacto con carnes crudas.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario