MCT Oil MCT Oil

PUBLICIDAD

5 Razones para evitar las palomitas de microondas

Si es un ávido fan de ir al cine, es probable que las palomitas de maíz ocupen un puesto importante en su lista de snacks favoritos. Incluso cuando si verá una película en el sofá de su casa, hay una estrecha relación entre las palomitas de maíz y las películas.

Popcorn

En los Estados Unidos, las palomitas de maíz son uno de los snacks más populares y no es difícil comprender la razón: La combinación de sal, mantequilla y una suave pero satisfactoria textura crujiente es suficiente para que la mayoría de las personas las consuman a puñados. Cuando se preparan de forma adecuada, las palomitas de maíz brindan algunos beneficios nutricionales sorprendentes.

Por desgracia, las palomitas de microondas plantean una situación diferente. Preparar palomitas de maíz en una bolsa para microondas transforma un snack saludable en uno dañino. Estas son cinco convincentes razones para evitar las palomitas de microondas:

1. Contienen un químico relacionado con la enfermedad de Alzheimer

El sabor a mantequilla que cubre a las palomitas de maíz para microondas proviene de un saborizante artificial llamado diacetilo. El diacetilo es un derivado natural de la fermentación que se encuentra en la mantequilla, cerveza y vinagre, pero también es un químico fabricado sintéticamente por las compañías de alimentos para darle a los alimentos un irresistible sabor y aroma a mantequilla.

Los estudios han demostrado que el diacetilo puede atravesar la barrera hematoencefálica y hacer que las proteínas del cerebro se plieguen en beta amiloide, la proteína que se relaciona con la enfermedad de Alzheimer. También se ha demostrado que inhibe los mecanismos que ayudan a eliminar de forma natural la beta amiloide del cerebro.

2. Ese mismo químico está vinculado a problemas pulmonares.

El diacetilo no solo representa un riesgo para su salud cerebral, los estudios también lo han relacionado con problemas pulmonares. Cuando calienta una bolsa de palomitas de microondas, el químico comienza a evaporarse y termina por aspirarlo, lo que lo pone en riesgo de desarrollar problemas pulmonares, incluida la enfermedad pulmonar.

3. La propia bolsa plantea riesgos para la salud.

Las bolsas de palomitas de maíz para microondas contienen un químico llamado ácido perfluorooctanoico (PFOA), destinado a evitar que la grasa se filtre. Este químico se ha relacionado con el TDAH e hiperactividad en los niños, junto con bajo peso al nacer, enfermedad de la tiroides, infertilidad, problemas del sistema inmunológico e incluso cáncer.

4. Contiene conservadores que pueden ser perjudiciales.

Muchas marcas de palomitas de maíz para microondas usan saborizantes artificiales y conservadores que podrían ser tóxicos y lo hacen susceptible a problemas de salud. Un conservador común que se utiliza en las palomitas para microondas es el galato de propilo, que se ha asociado con tumores, incluidos tumores cerebrales inusuales, en estudios con animales.

5. Proporcionan una fuerte dosis de grasas trans

Las palomitas de maíz para microondas están hechas con aceite hidrogenado o parcialmente hidrogenado, también conocido como grasas trans. Las grasas trans están relacionadas con un mayor riesgo de deterioro de la memoria, estrés oxidativo y acumulación de placa arterial en el cerebro y arterias, entre otros problemas de salud.

Si es fan de las palomitas de maíz, no se preocupe, puede seguir disfrutando de su snack favorito, sin riesgos para la salud. Deshágase de las bolsas para microondas y haga su propia versión saludable en casa. Todo lo que necesita es media taza de maíz palomero, 3 cucharadas de aceite de coco y media cucharada de sal del Himalaya.

  1. Derrita 3 cucharadas de aceite de coco en una olla grande
  2. Coloque uno de los granos en la olla. Una vez que estalle, agregue el maíz restante.
  3. Cocine el maíz a fuego medio-alto durante unos tres minutos o hasta que disminuya la frecuencia en que se revientan los granos.
  4. Retire las palomitas del calor y colóquelas en un recipiente.
  5. Sazone con sal, ponga una película ¡y disfrute!
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario