MCT Oil MCT Oil

PUBLICIDAD

Cinco medidas para no sentir hambre—y cómo lograrlo

Una de las principales quejas de la mayoría de las personas cuando siguen algún tipo de alimentación es que no les gusta sentir hambre todo el tiempo. Para poder solucionarlo, Greatist proporciona algunas ideas. Primero, debe comprender los términos grelina y leptina, y como desempeñan su rol en el ciclo de alimentación.

En pocas palabras, la grelina es la hormona que provoca la sensación de hambre; por otro lado, la leptina es la hormona que produce la sensación de saciedad. El problema surge cuando ocurre un desequilibrio entre las dos y no funcionan de forma sinérgica. Para volver a balancearse, Greatist sugiere:

 

1.    Comenzar con una alimentación que pueda cumplir. Las modas desaparecen y solo promueven los problema de peso

 

2.    Consumir más proteína. Las proteínas le ayudarán a sentirte más lleno

 

3.    Comer más fibra. La fibra produce saciedad, mientras que los carbohidratos, al igual que el azúcar, crean una sensación de vacío

 

4.    Comer más despacio. Proporciónele a su estómago la oportunidad de acoplarse con su ritmo de consumo alimenticio

 

5.    Evitar comer por cuestiones emocionales. Si siente vacío emocional, no se sentirá saciado aún si consumiera toda la comida del mundo

 

Estas son excelentes ideas para sentirse satisfecho a lo largo del día. Pero, hay cinco medidas que son aún mejores para evitar la sensación de hambre, ya sea que implemente o no algún tipo de alimentación:

 

1.    No tome su consumo de fibra a la ligera. De hecho, como sugiere el artículo destacado, la fibra es un componente básico de la alimentación. Además del factor salud—los tipos de alimentación altos en fibra pueden reducir el riesgo de muerte prematura por cualquier causa—la alimentación alta en fibra también puede ayudarle a controlar su peso. Hay tres tipos de fibra, almidón soluble, insoluble y resistente a la digestión, este último puede proporcionar beneficios por medio de su fermentación en el intestino grueso.

 

2.    Recuerde que las grasas alimenticias pueden desempeñar un rol SIGNIFICATIVO en cómo se metabolizan los alimentos. No es la disparidad entre el consumo de alimentos y gasto energético lo que contribuye a la obesidad, sino la percepción de las grasas alimenticias, específicamente las grasas omega-6. Los estudios demuestran la existencia de una relación entre el consumo de grasas omega-3 y la disminución del tejido graso e inflamación crónica.

 

3.    Estimule su metabolismo con una dieta cetogénica. Cuando su cuerpo es capaz de quemar grasas como combustible, el hígado crea grasas hidrosolubles llamadas cetonas, que queman las grasas de manera más eficiente. Al consumir grasas saludables, pocos carbohidratos—así como eliminar los azúcares procesados de su alimentación--y cantidades moderadas de proteínas, no solo podrá sentirse satisfecho, sino también podrá perder peso en el proceso.

 

La dieta cetogénica cíclica es uno de los tipos de alimentación bajos en carbohidratos más efectivos que existen. Además, ahora muchos expertos consideran que el cuerpo desarrolla una resistencia a los beneficios de la cetosis a menos que inicie y pause el proceso de forma cíclica y regular.

 

4.    Controle su hambre con el ayuno cíclico. Al implementarlo junto con la dieta cetogénica cíclica, descubrirá que no sentirá hambre de la misma forma o tanto como si no hiciera el ayuno. Así mismo, el ayuno puede regular la autofagia y mitofagia--procesos de limpieza natural necesarios para optimizar la renovación y función celular.

 

Para implementar un horario de ayuno intermitente, consuma todos sus alimentos, ya sea el desayuno y almuerzo--o almuerzo y cena—en un rango de ocho horas al día. Implemente el ayuno durante las 16 horas restantes. Si nunca antes lo ha hecho y le parece desalentadora la idea de hacer cambios en su alimentación y hábitos alimenticios, simplemente comience con llevar su alimentación habitual en ese rango de tiempo.

 

Una vez que lo haya convertido en una rutina, implemente la dieta cetogénica (paso 2), seguido por el componente cíclico (paso 3). Se sentirá más cómodo al saber que una vez que pueda aplicar al paso 3, podrá rotar de nuevo algunos de sus carbohidratos saludables favoritos una vez por semana.

 

5.    Y, por último, también es importante considerar que podría tomar entre un par de semanas a unos cuantos meses antes de que su cuerpo pueda volver a quemar grasas de manera efectiva. De nuevo, iniciar y pausar el ciclo de cetosis nutricional maximizará los beneficios biológicos de la regeneración y renovación celular, mientras que minimiza los posibles inconvenientes de hacerla de manera continua.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario