Alimentarse sanamente es más barato--6 maneras de lograrlo

Escrito por Dr. Joseph Mercola

Los Estados Unidos y el mundo entero se encuentran en medio de una epidemia de obesidad que parece interminable. Una de las razones por las que continuamos aumentado de peso es porque nos enfrentamos a la tentación de comprar comida rápida y productos listos para comer que nos facilitan el proceso de preparación bajo la apariencia de alimentos más económicos.

Alimentos

Pero ¿son estos alimentos rápidos y fáciles realmente más económicos? El periódico Independent señala que, a largo plazo, los alimentos baratos no son tan económicos después de todo. Cuando se mide la calidad y cantidad, libra por libra, y centavo por centavo, en realidad cuesta menos alimentarse de forma saludable que consumir comida rápida. Aquí, hay seis maneras de comer sanamente de forma asequible:

1.     No se deje engañar por "superalimentos" costosos y ya preparados. Puede preparar sus propios smoothies y yogur con bastante facilidad, y por un costo mucho menor, con semillas, frutas y vegetales frescos.

 2.     Evite los alimentos procesados. Es cierto, al igual que con muchos platillos, es más económico elaborar la salsa para pastas, que comprar el frasco en la tienda. Del mismo modo, esos prácticos paquetes de carnes, quesos y galletas saladas listos para comer, no solo llenan menos, sino que son mucho más costosos que hacer un platillo saludable con alimentos enteros y orgánicos similares.

3.     Cocine sus alimentos. Los alimentos procesados pueden ser convenientes, pero no necesariamente le ahorrarán dinero--en especial si contabiliza el costo adicional de los gastos de atención médica cuando empieza a tener problemas por llevar una mala alimentación.

En términos de prevención de enfermedades a largo plazo, cocinar desde cero con ingredientes frescos y sin procesar, quizás sea su mejor garantía para mantenerse bien y conservar su salud. Las investigaciones también demuestran que cocinar en casa tiende a reducir el consumo de calorías. Las personas que consumían la mayoría de sus alimentos caseros terminaban con un promedio de alrededor de 130 calorías menos al día.

4.     Compre los alimentos más favorables y saludables en los perímetros de la tienda. Al hacer esto, automáticamente evitará muchos alimentos procesados que cuestan más, en dinero y salud.

 5.     Reduzca las proteínas y compre más vegetales. Sin duda, las proteínas de alta calidad son una parte importante en cualquier tipo de alimentación, incluyendo la que promueve el antienvejecimiento; pero, la realidad es que las proteínas son una de las partes más caras en la alimentación de la mayoría de las personas.

Por ejemplo, las diferencias de precios por ración de alimentos más saludables frente a menos saludables son mayores entre las carnes/proteínas. Con respecto a las proteínas económicas y de alta calidad, los huevos orgánicos de gallinas criadas al aire libre, son una de sus mejores opciones, al igual que el pescado.

6.     Elija grasas saludables y evite cualquier alimento bajo en grasa. Las grasas son una parte esencial de la alimentación, y si elige las adecuadas le ayudará a sentirse más lleno, por más tiempo. Sin embargo, no todas las grasas son iguales. Entonces, ¿cómo podría saber si consume grasas saludables de alta calidad?

Para empezar, debe evitar los aceites vegetales, que pueden dañar su salud de muchas maneras. Los aceites vegetales son perjudiciales para la salud cerebral por diversos motivos, incluyendo a los siguientes:

      Están cargados con ácidos grasos omega-6 dañados, sin antioxidantes protectores

       Privan al hígado del glutatión, necesario para producir enzimas antioxidantes, lo cual puede disminuir aún más sus defensas antioxidantes

       La mayoría de los aceites vegetales son elaborados con cultivos transgénicos (GE) diseñados para resistir herbicidas como el glifosato. Como tal, por lo general se encuentran mucho más contaminados con glifosato que los cultivos que no son GE, y se ha demostrado que el glifosato puede alterar las uniones estrechas en el intestino e incrementar la penetración de invasores extraños, en especial proteínas calentadas, que pueden causar alergias.

Por otro lado, su cerebro y sistema cardiovascular necesitan grasas saludables. Las grasas buenas incluyen al aceite de oliva, nueces, semillas, pescados grasos como las anchoas y salmón de Alaska, aceite de coco y aguacates, por nombrar algunos ejemplos. Y la buena noticia es que las grasas saludables le llenarán y harán sentir más satisfecho por más tiempo.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario