Esta podría ser la razón por la que tiene problemas para bajar de peso

Los investigadores de la Universidad de Michigan han identificado una hormona en el hígado de ratón que podría evitar que el cuerpo queme grasas, según reporta MedicalXPress. Por ejemplo, la hormona puede impedir que el metabolismo pueda conservar energía, para mantener la temperatura corporal en un clima frío.

Los científicos también encontraron que una deficiencia de la hormona podría proteger a los ratones de la enfermedad del hígado graso. Si bien, este estudio--que involucró proporcionarles a los ratones una alimentación alta en grasas--aún no se ha aplicado en los seres humanos, los científicos esperan que les ayude a descubrir estrategias para mejorar los procesos metabólicos humanos.

Peso

Hay tantos "talvez si" en este estudio que es difícil saber exactamente si podría aplicarse en los seres humanos, por lo que la verdadera novedad es que se ha descubierto una nueva hormona en el hígado de ratón que puede desempeñar un rol en el metabolismo, así como en la enfermedad del hígado graso.

Desde ese punto final, ya se sabe que el exceso de fructosa en el sistema es una causa principal de la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

En muchos sentidos, la fructosa es muy similar al alcohol en el daño que puede causar en el hígado y cuerpo. A diferencia de la glucosa, que puede ser utilizada por casi todas las células corporales, la fructosa solo puede ser metabolizada por el hígado, ya que el hígado es el único órgano que cuenta con su mecanismo transportador.

Dado que toda la fructosa es transportada al hígado y, si lleva una típica alimentación de estilo occidental, significa que consume grandes cantidades, entonces la fructosa terminará afectando al hígado de la misma forma que lo hace el alcohol y otras toxinas. De hecho, la fructosa es casi idéntica al alcohol con respecto a los estragos metabólicos que puede ocasionar.

De acuerdo con el Dr. Robert Lustig, neuroendocrinólogo de la División de Endocrinología de la Universidad de California, la fructosa es una "toxina hepática crónica y dependiente de la dosis". Y al igual que el alcohol, puede metabolizarse directamente en grasas--no en energía celular, como la glucosa.

Debido a que casi dos tercios de la población en los Estados Unidos tienen exceso de peso o padecen obesidad, estos son datos importantes que debe saber—y no tiene que esperar a que realicen un estudio en ratones para obtener ayuda.

Hay una respuesta a todas estas tendencias terribles, y todo comienza con la composición nutricional de la alimentación. La mayoría de las personas simplemente consume demasiados alimentos procesados, carbohidratos netos, muy pocas grasas saludables y demasiadas grasas poco saludables, lo que puede resultar en aumentar, retener más grasa corporal y volverse cada vez más resistente a la insulina.

Una causa fundamental de la mayoría de las enfermedades degenerativas es el hecho de que las mitocondrias, las pequeñas fuentes eléctricas ubicadas en la mayoría de las células corporales, no reciben cantidades suficientes del combustible adecuado. Como resultado, las mitocondrias comienzan a deteriorarse y ser disfuncionales, lo cual puede sentar las bases para la falla posterior en diversos sistemas del cuerpo.

Entonces, ¿cómo puede ayudar a su cuerpo e hígado a ser más eficientes para quemar combustible? La respuesta es simple, para optimizar su función mitocondrial a través de la alimentación, necesita alimentarse de tal manera que su cuerpo pueda quemar grasas como su combustible principal, en vez de azúcares.

Las dietas cetogénicas son muy efectivas para eso, al igual que el ayuno intermitente. Cuando su cuerpo es capaz de quemar grasas como combustible, el hígado crea cetonas que se queman más eficientemente que los carbohidratos. Su cuerpo está diseñado para tener la flexibilidad metabólica de utilizar tanto glucosa como grasas como combustible.

El problema es que la mayoría de las personas no tiene la capacidad para quemar grasas. Esta inflexibilidad metabólica es el resultado directo de llevar una alimentación alta en carbohidratos durante un largo período de tiempo. Esta es la razón por la cual quemar grasas de forma eficiente es tan crucial para optimizar la salud.

Para implementar una dieta cetogénica (alimentación alta en grasas saludables, con niveles adecuados de proteínas y baja en carbohidratos netos), el primer paso es evitar los alimentos envasados y procesados.

Debe enfocarse en los alimentos enteros reales, muchas grasas saludables y la menor cantidad posible de carbohidratos netos (carbohidratos totales sin fibra). Por lo general, esto implica reducir drásticamente o eliminar de forma temporal todos los granos y cualquier alimento con alto contenido de azúcar, en especial la fructosa, pero también la galactosa (que se encuentra en la leche) y otros azúcares--tanto añadidos como naturales.

Como regla general, debe disminuir los carbohidratos netos de 20 a 50 gramos al día, o menos, y restringir las proteínas a 1 gramo por kilogramo de masa corporal magra. Para asegurarse de cumplir realmente con sus requisitos nutricionales y mantener las proporciones ideales de nutrientes, una calculadora de nutrientes podría ser una herramienta invaluable.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario