Liposomal Liposomal

PUBLICIDAD

Guía básica para el ayuno intermitente – 7 formas simples de comenzar este nuevo año

Si aún no ha escuchado acerca del ayuno intermitente, sin duda pronto escuchará al respecto ya que está adquiriendo renombre por ofrecer diversos beneficios. Pero ¿por dónde empezar? Y ¿qué significa "ayuno" con respecto a "intermitente"? Enseguida MedicalNewsToday explica siete variantes de ayuno intermitente que debe considerar antes de comenzar, mientras que a su vez añado algunos puntos por mi parte.

ayuno

Ayuno de 12 horas al día – Esto solo significa no consumir alimentos durante 12 horas seguidas. En general, este es el ayuno que muchas personas realizan todos los días, al acostarse por la noche y no comer después de su última comida hasta el día siguiente, durante al menos 12 horas.

Ayuno de 16 horas al día – Esta es una extensión del ayuno de 12 horas. Puede conseguirlo al saltarse el desayuno y consumir alimentos hasta 16 horas después de su última comida.

Ayunar dos días por semana – También se le conoce como la dieta 5:2, donde en los dos días que “ayuna” en realidad solo reduce su consumo de calorías. Para los hombres, eso sería comer solo 600 calorías y 500 para las mujeres.

Ayuno en días alternos – Hay distintas variaciones de esta modalidad, las cuales implican no consumir alimentos sólidos o limitar su consumo de calorías en los días de ayuno de manera similar a la dieta 5: 2. Esto se considera una forma extrema de ayuno y podría ser perjudicial para personas con ciertas afecciones de salud.

Un ayuno semanal de 24 horas – Esto es exactamente eso: No comer durante 24 horas seguidas, dependiendo solo de agua, té u otras bebidas sin calorías como sustento.

Saltarse comidas – Muchas personas ya lo practican. Pero si nunca se ha saltado una comida y le gustaría intentarlo, este puede ser un buen comienzo para progresar hasta el ayuno de 12 horas.

La dieta del guerrero – Aunque esta modalidad tiene varios otros nombres, básicamente implica ayunar durante 20 horas y restringir todo consumo de alimentos a un periodo de cuatro horas.

Al igual que con todas las modalidades de alimentación, independientemente de si se trata del ayuno intermitente o no, existen algunos inconvenientes y posibles riesgos en cada una, sobre todo para las personas que tienen afecciones subyacentes como la diabetes. Lo importante acerca del ayuno de cualquier tipo es que, como se enfatiza en el artículo destacado, debe mantenerse hidratado. El ayuno intermitente implica la restricción de alimentos, no la privación de agua.

Como una breve descripción general, el ayuno intermitente es simplemente un tipo de plan de alimentación programado en el que ajusta su período normal de alimentación diario a un intervalo de tiempo específico sin reducir calorías. Si se practica de manera razonable con un plan de alimentación a base de productos nutritivos (del cual hablaré más adelante), el ayuno intermitente puede:

• Ayudar a promover la sensibilidad a la insulina – Una óptima sensibilidad a la insulina es fundamental para la salud ya que la resistencia a la insulina o una sensibilidad deficiente contribuyen a casi todas las enfermedades crónicas

• Normalizar los niveles de grelina, también conocida como la "hormona del hambre"

• Aumentar la tasa de producción de HGH, que tiene una función importante en su salud, condición física y en la desaceleración del proceso de envejecimiento • Tener niveles más bajos de triglicéridos

• Ayudar a suprimir la inflamación y a combatir el daño de los radicales libres

Además, hacer ejercicio en estado de ayuno puede ayudar a contrarrestar el envejecimiento y desgaste muscular, así como a aumentar la quema de grasa. Combínelo junto con el ejercicio, como el entrenamiento de alta intensidad, y estará por el buen camino hacia un nuevo estilo de vida y un cuerpo más saludable.

Ahora bien, no importa qué tipo de ayuno elija, las investigaciones demuestran que los beneficios de ayunar podrían anularse si continúa llevando una alimentación deficiente.

Por eso creo que si le enseña a su cuerpo a quemar grasa como combustible, por ejemplo al adoptar una dieta cetogénica cíclica, y la acompaña con el ayuno intermitente--los cuales analizo a detalle en mi artículo, "Por qué el ayuno intermitente es más eficaz al combinarlo con la dieta cetogénica", no solo aprenderá a disfrutar y desear el ayuno, sino que también maximizará los beneficios tanto del ayuno como de la dieta.

La conclusión es que la cetosis cíclica proporciona muchos de los mismos beneficios asociados con el ayuno intermitente, pero cuando se practican al mismo tiempo, la mayoría de las personas experimentarán beneficios significativos, que incluyen directamente la pérdida de peso, entre otros.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario