Spring Sale Spring Sale

PUBLICIDAD

¿Frescos o congelados? 3 maneras de sacarle provecho a sus vegetales

vegetales

Así que uno de sus propósitos es estar más saludable y comer más vegetales. Pero, una vez que llega a la tienda, ¿cómo sabe si es mejor comprarlos frescos o congelados? O bien, si no planea comerlos crudos, ¿cuál es la mejor manera de cocinarlos? Greatist ofrece algunas ideas muy buenas al respecto y nos da 3 sugerencias principales.

1. Si bien los productos congelados son convenientes y están listos para cocinar, lo mejor que puede hacer para obtener las cantidades adecuadas de vitaminas C y B de alimentos como el repollo, col rizada o kale, col de Bruselas y coliflor, es comerlos crudos.

Aunque es cierto que muchas frutas y vegetales congelados tienen muchos nutrientes, si los va a cocinar, llévelos directamente del congelador a la sartén, pues los estudios demuestran que al descongelarlos se acelera la pérdida de vitamina C, en especial en los chícharos, espinacas, ejotes y abelmosco, también conocido como angú.

2. Si decide cocinarlos, hervir o cocinar al vapor ciertos vegetales, como el brócoli y las zanahorias, puede aumentar los antioxidantes y fitoquímicos que atrapan radicales libres. Solo evite cocinarlos demasiado, de lo contrario perderán sus beneficios. Lo ideal es que coma la mayor cantidad posible de alimentos crudos, pero si desea cocinarlos, consulte mi artículo, “Los Superalimentos que retribuyen su inversión”, el cual ofrece consejos para cocinar al vapor en vez de hervir.

Advertencia: Nunca, jamás, use el microondas, ya que destruye los nutrientes.

Otra forma de preservar el contenido de los nutrientes en sus frutas y vegetales es aprender a almacenarlos adecuadamente. Por ejemplo, es mejor que arranque las hojas de la lechuga antes de refrigerarlas, ya que de esta manera se liberarán fitonutrientes que lo protegerán. Esto le será favorable, siempre y cuando consuma la lechuga a los pocos días de haberlo hecho.

3. Tenga cuidado con la temperatura con la que cocina sus vegetales y use la menor cantidad de agua posible. La razón principal por la que es mejor reducir la cantidad de agua es porque no querrá eliminar los nutrientes. Pero incluso antes de ponerlos en la sartén, recuerde que hay maneras en las que puede cortar sus vegetales frescos para obtener la mayor nutrición.

Por ejemplo, el brócoli se debe cortar de manera que se maximicen las porciones comestibles. Después de eso se puede cocinar de cuatro maneras: al vapor, salteado, asado u horneado y blanqueado. Cada una tiene su propio método de preparación.

Pero… ¿Qué sucede si no tiene alimentos frescos a la mano o no tiene un espacio en el refrigerador para almacenarlos? Entonces, optar por los vegetales congelados podría ser la segunda mejor opción. Un último consejo: No tire el caldo que queda tras haber cocinado los vegetales. Mejor guárdelo para que más adelante haga una deliciosa sopa tipo consomé con un alto índice de nutrientes.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario