Vitamin E Vitamin E

PUBLICIDAD

¿Quiere deshacerse del inhalador para el asma de su hijo? Intente esto

Si su hijo tiene asma y necesita otro motivo para ayudar a que pierda algo de su gordura (o bien, si usted también tiene asma y un problema de peso), le recomendamos que preste atención a un nuevo estudio que vincula ambas afecciones.

inhalador

De acuerdo con el diario The New York Times, los investigadores analizaron los registros de más de medio millón de niños durante un período de 4 años y determinaron que los que sufrían sobrepeso tenían una probabilidad 17 % mayor de tener asma. 

Para aquellos que son considerados obesos, los investigadores estimaron que entre el 23 y 27 % tenía un cuadro de asma que podría atribuirse solo al peso. El autor principal del estudio declaró lo siguiente para el Times:

“El asma es la enfermedad crónica más común de la niñez, la razón más común por la que los niños pierden tiempo en la escuela y la razón más común de las hospitalizaciones. "No existen muchos factores de riesgo que se puedan prevenir, y este estudio sugiere que la obesidad puede ser uno de ellos. Por lo tanto, es muy importante que los niños mantengan un peso saludable".

En general, perder una cantidad relativamente pequeña de peso conlleva algunos beneficios muy importantes, no solo para sus pulmones sino para el resto de su cuerpo. Por ejemplo, perder el 5 % de su peso corporal podría disminuir la glucosa, los triglicéridos, los niveles de insulina y la presión arterial sistólica, junto con la grasa hepática y el volumen de grasa abdominal. Y esto solo es en el caso de los adultos.

En lo que respecta a los niños, hoy por hoy más del 18 % de los adolescentes y casi el 14 % de los niños sufren obesidad – no solo sobrepeso. Eso implica que, si no actuamos rápido, dichos niños están en camino a desarrollar problemas que afligen a los adultos, sin mencionar un aumento en la gravedad de los problemas de asma que ya sufren.

Por fortuna, una de las maneras más fáciles de curar la obesidad es consumir alimentos reales. Eso implica renunciar a las comidas rápidas y todo lo que viene dentro de una caja, bolsa u otro tipo de paquete, es decir, alimentos procesados. También implica evitar a toda costa los productos endulzados con azúcar como los cereales, jugos de frutas y sodas, y optar por comer alimentos crudos, frescos y llenos de fibra.

Sin embargo, tenga cuidado con los sustitutos del azúcar – los estudios han demostrado que los endulzantes artificiales promueven la resistencia a la insulina y los problemas de salud relacionados, de la mima forma que lo hace el azúcar normal, por lo que las premisas de que las sodas y refrigerios "de dieta" son una opción segura y saludable, también son falsas.

Albergo la firme convicción de que podemos invertir la epidemia de obesidad – y posiblemente deshacernos de los inhaladores para el asma – pero esto requiere una nueva base de conocimientos. Como ya he mencionado, podemos hacer esto al consumir comida REAL.

Elija alimentos enteros que idealmente sean orgánicos, y cocine desde cero. Esto requiere invertir un poco de esfuerzo pero, en primer lugar, hacerlo reducirá en automático su consumo de azúcar agregado, que es la causa subyacente de la resistencia a la insulina y el aumento de peso.

Si compra productos orgánicos, también reducirá su exposición a los pesticidas e ingredientes transgénicos, asimismo, al deshacerse de los alimentos procesados, evitará en automático los endulzantes artificiales y las nocivas grasas procesadas. Para descubrir otros consejos más detallados sobre la alimentación, consulte totalmente gratis mi Plan de Nutrición Optimizado.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario