Vitamin E Vitamin E

PUBLICIDAD

¡Le sorprenderá saber que esto no hace más seguros los alimentos!

Como resultado de los retiros de alimentos cada vez más frecuentes a causa de salmonela, E. coli, listeria y otros contaminantes mortales en los alimentos frescos y congelados, Men's Health analiza los empaques en que vienen dichos alimentos. Podría sorprenderle, pero precortar los vegetales que se envasan en bolsas selladas no solo los hace más costosos, sino que también podrían estar contaminados.

En cuanto al resto: Muchas veces el embalaje solo beneficia al minorista, sobre todo al evitar magulladuras y extender la vida útil de los productos. Es decir, los contenedores de plástico, espuma de poliestireno y celofán que eventualmente terminan en rellenos sanitarios e incluso en nuestros océanos, no son más que un embalaje conveniente para los minoristas—y no para los consumidores.

produce

Para comenzar, lo felicito si su meta es comprar productos frescos, ya que los alimentos procesados repletos de azúcar añadida e ingredientes artificiales nunca contribuirán a una buena salud. Pero además de eso, hay varias cosas que puede hacer para asegurarse de que lo que está comprando esté envasado de forma correcta. Y desde ese punto de vista, el único "empaque" que los mejores alimentos necesitan es en lo que vienen: Sus propias pieles y cáscaras.

Tal vez ya sepa que debe comprar en los alrededores de las tiendas--donde por lo general se encuentran los alimentos frescos--así como concentrarse en las secciones de productos orgánicos, ya sea de carne o vegetales. Pero una vez que haya surtido su lista de compras para la semana, ¿cómo puede mantener frescos esos alimentos en casa? La respuesta es que: Si sabe cómo almacenarlos, será menos probable que termine por desecharlos.

Es posible que haya notado que una manzana magullada se echa a perder más rápido. Eso ocurre por el efecto del etileno. La clave para evitar que los alimentos que emiten etileno descompongan a los que no emiten etileno es almacenarlos por separado. Por ejemplo, mantenga las papas lejos de las cebollas y las manzanas lejos de los plátanos.

Cómase las bayas tan pronto como sea posible o refrigérelas. Si algunas se sienten blandas, retírelas, y si se humedecen, séquelas con una toalla de papel o paño. Además, no lave las bayas hasta que vaya a comerlas.

Congelar las bayas podría evitar que se echen a perder y evitar el desarrollo de moho. Enjuagarlas en una solución de vinagre también podría ayudar a matar las esporas de moho y mantenerlas frescas.

Estos son algunos de los mejores consejos sobre alimentos que va a escuchar: Evite refrigerar los jitomates (y las papas, ajo y calabaza de invierno). Pierden su textura y se vuelven insípidos, inconsistentes y acuosos. Además, cuando bajen las temperaturas no los guarde en un lugar frío o incluso fresco, como un patio trasero. Los jitomates no toleran el frío, ni siquiera antes de la cosecha.

Además, no almacene productos agrícolas cerca de una estufa de gas, zona humeante (incluido el humo de cigarro) o en un lugar muy cálido, como cerca de una chimenea, ya que esto puede acelerar su proceso de maduración.

No permita que los productos que ya se echaron a perder permanezcan en su refrigerador. Retírelos lo antes posible para evitar que descompongan otros alimentos. También mantenga su refrigerador limpio y asegúrese de que los cajones de los vegetales estén libres de humedad para mantener todo fresco.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario