Vitamin C Vitamin C

PUBLICIDAD

¿Su bebé está borracho en el vientre?

Una nueva investigación demuestra que el consumo materno de alcohol perjudica a más bebés de lo que se creía hasta ahora, y 1 de cada 6 presenta signos de problemas cognitivos y sociales ocasionados por el alcohol "consumido" antes de nacer. Aunque The Times informó que el estudio ha sido criticado por difundir miedo sobre las consecuencias del consumo de alcohol prenatal, los investigadores lo respaldan e insisten en que "el mensaje responsable es la abstinencia".

Pantalla

El abuso de cualquier tipo de sustancias está aumentando en todo el mundo, y en los Estados Unidos, el 25 % de las personas mayores de 18 años informaron haberse alcoholizado en los últimos 30 días a partir de la fecha de este estudio realizado por la Administración de Salud Mental y Abuso de Sustancias. Por desgracia, lo más probable es que estas cifras incluyan una cantidad considerable de mujeres embarazadas.

Y es igualmente lamentable señalar que las nuevas investigaciones demuestran que a medida que el cuerpo procesa el alcohol, se produce un compuesto tóxico transitorio que daña el ADN, por lo que no sería exagerado decir que lo que le sucede al ADN de la madre también le ocurre al ADN en desarrollo de su bebé.

Y debido a que el alcohol es un carbohidrato, no solo afecta el hígado y aumenta los niveles de acetaldehído que dañan su ADN, sino que también aumenta el riesgo de obesidad e impacta en casi todos los sistemas celulares y de órganos de su cuerpo. En el cerebro, el alcohol afecta su sistema límbico que controla sus emociones, por lo que disminuye sus inhibiciones.

Su corteza prefrontal, una región del cerebro asociada con el razonamiento y el juicio, también se ralentiza como consecuencia del alcohol, lo que le conduce a un comportamiento más impulsivo y mal juicio.

El efecto del alcohol depende de una serie de factores que incluyen su género, peso y composición genética. Entre más pequeño sea, más concentrado será su nivel de alcohol en la sangre en comparación con una persona más grande que beba la misma cantidad. Las mujeres, que tienden a tener más grasa corporal que los hombres, también suelen verse más afectadas por la bebida debido a que el alcohol es soluble en grasa. Es por eso que las recomendaciones de consumo de alcohol son menores para las mujeres.

Asimismo, los genes también desempeñan un papel importante en la forma en que su cuerpo procesa el alcohol, lo cual también determina su probabilidad de sufrir resaca. Las enzimas que descomponen el alcohol están determinadas por los genes. Si tiene enzimas de metabolismo lento, es más probable que experimente una resaca cuando bebe.

Entonces, ¿cuál es mi opinión al respecto? Por lo general, defino el consumo "moderado" de alcohol (que se permite en la etapa inicial de mi plan de nutrición) como un vaso de vino de 5 onzas, una cerveza de 12 onzas o 1 onza de licor fuerte, junto con una comida, al día.

A medida que progrese en el plan de nutrición, le recomiendo eliminar todas las formas de alcohol. Si está embarazada, siempre es mejor prevenir que lamentar, así que además de alimentarse de forma saludable, ¿por qué no evitar el alcohol hasta que nazca su bebé?

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario