Las grasas omega-3 podrían ser la nueva vitamina prenatal

Las últimas noticias de Univadis informan que la suplementación con ácidos grasos omega-3 puede mejorar la duración de la gestación, el peso del feto y sus resultados de salud al nacer.

Puede obtener omega-3 de su alimentación o de varios suplementos, sin embargo, debe tener en cuenta que la suplementación de omega-3 puede ser una efectiva medida cautelar y prenatal que las futuras madres pueden utilizar dado que el parto prematuro es la causa principal de morbilidad y mortalidad neonatal.

vitamina

Las conclusiones se obtuvieron de una revisión bibliográfica sistemática de ensayos controlados aleatorios que utilizaron suplementos de ácidos grasos omega-3 frente a un placebo.

Si le parece que últimamente ha escuchado muchas noticias confusas sobre los suplementos de omega-3, también conocido como aceite de pescado, está en lo cierto. Existe una gran cantidad de información errónea al alcance de todos y una gran parte se originó de un informe inexacto de lo que demuestran los estudios. La razón por la que esto sucede es un tema de debate, sin embargo, la conclusión es que los beneficios del omega-3 son indiscutibles.

Desde la salud mental y conductual hasta la prevención de muerte prematura por enfermedad y la salud prenatal, los omega-3 han demostrado ser beneficiosos en la prevención de esto y mucho más:

  • Enfermedad coronaria, también conocida como cardiopatía isquémica y derrame cerebral
  • Deficiencia de ácidos grasos esenciales en la infancia (desarrollo de la retina y el cerebro)
  • Función cerebral general, lo que abarca la memoria y la enfermedad de Parkinson
  • TDAH
  • Trastornos autoinmunológicos, por ej. lupus y nefropatía
  • Osteoporosis
  • Enfermedad de Crohn
  • Cáncer de mama, colon y próstata
  • Artritis reumatoide

La cuestión es que, quizás sus niveles de omega-3 estén disminuyendo sin que lo sepa, sobre todo porque la mayoría de las personas no lo consumen en cantidades suficientes, lo que hace que la deficiencia de omega-3 sea la 6° causa de muerte en los Estados Unidos. Esta puede causar o contribuir a graves problemas de salud mental y física, asimismo, puede ser un factor subyacente significativo de hasta 96 000 muertes prematuras al año.

Si le gustaría agregar grasas omega-3 a su alimentación, el salmón silvestre de Alaska y los pescados de tamaño pequeño, como las sardinas, son fuentes excelentes. Tenga cuidado con otros pescados, como el atún, robalo y el marlín, que pueden contener altas concentraciones de mercurio.

Además, evite el salmón de piscifactoría, que solo contiene alrededor de la mitad de los niveles de omega-3 del salmón silvestre. También puede albergar una gran variedad de contaminantes, como toxinas ambientales, astaxantina sintética y subproductos metabólicos nocivos, así como residuos agroquímicos provenientes de los piensos transgénicos a base de maíz y soya que se les dan.

Si prefiere optar por lo suplementos, el aceite de pescado es una de las principales formas en que las personas pueden aumentan su consumo de grasas omega-3. Los aceites de pescado de alta calidad pueden proporcionar un sinfín de beneficios, no obstante, este aceite tiene un bajo contenido de antioxidantes. Por dicho motivo, la opción que prefiero en lo particular para las grasas de origen animal es el aceite de kril.

Con una potencia antioxidante 48 veces mayor que el aceite de pescado, el aceite de kril también contiene astaxantina, un flavonoide de origen marino que crea un vínculo particular con el EPA y el DHA para permitir el metabolismo directo de los antioxidantes, lo que los hace más biodisponibles.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario