Women Probiotics Women Probiotics

PUBLICIDAD

Las frutas y vegetales del supermercado han desarrollado rasgos genéticos

La que antes era consideraba una teoría de conspiración, ahora se ha vuelto realidad en el ámbito científico, las frutas y vegetales que compramos en el supermercado podrían haber desarrollado rasgos genéticos relacionados con la resistencia a los antibióticos.

frutas

El sitio web Earth.com informó que los investigadores encontraron que las frutas y vegetales podrían ser "un reservorio para rasgos de resistencia transferibles que no pueden detectarse por medio de herramientas de detección en el ADN".

En términos sencillos, eso significa que las bacterias se han vuelto resistentes a los antibióticos a través de virus y mutaciones genéticas por medio del ADN de su entorno.

Esta es una advertencia para las áreas científicas que manipulan el ADN, la cual vale la pena repetir enérgicamente. Si bien, desde el principio nos dijeron que las plantas transgénicas no podrían hacer daño, hemos aprendido que, de hecho, el ADN siempre se adapta, a pesar de lo que los seres humanos creamos saber.

Y si cree que la alteración de los rasgos genéticos solo ocurre en las plantas, le invito a que lo analice de nuevo; también hemos observado indicios de que los nutrientes de los alimentos podrían influir en el genoma humano. En otras palabras, si consumimos frutas y vegetales resistentes a los antibióticos, podríamos desarrollar los mismos rasgos en nuestro ADN.

Esto se debe a que, si bien el genoma o conjunto de ADN no cambia, ahora sabemos que el epigenoma SÍ lo hace en respuesta a diversos factores, entre ellos la alimentación.

El hecho es que, los nutrientes disponibles podrían influir en los genes de todas las células, y ahora que sabemos que las frutas y vegetales que consumimos podrían contribuir a la resistencia a los antibióticos a nivel mundial, considero que es el momento de que nos detengamos y reconsideremos lo que ocurre en el ramo de la genética, particularmente cuando se trata de la modificación del gen CRSPR.

CRISPR es el acrónimo de repeticiones palindrómicas agrupadas regularmente interpuestas, y aunque esta forma de modificación genética ha demostrado graves problemas, los científicos están decididos a continuar. Por ejemplo, dos estudios recientes advirtieron que este proceso podría desencadenar cáncer--sin duda, un efecto secundario que debería hacerle detenerse un momento y analizarlo.

También, se han descubierto otras consecuencias no intencionadas relacionadas con esta tecnología de modificación, incluyendo el hallazgo de que podría activar inadvertidamente los genes equivocados y eliminar por completo otros que podrían ser necesarios.

En cuando a la resistencia hacia los antibióticos, este es un tema serio que debe abordarse de inmediato, ya que ahora también sabemos que Cas9, una enzima bacteriana que actúa como unas "tijeras" en CRISPR, en realidad permanece en el cuerpo por un período de horas a semanas.

En el laboratorio, se encontró que aún después del segmento inicial de ADN que había sido cortado y donde se había "pegado" una nueva sección para reparar tal espacio, Cas9 continuaba segmentando el ADN.

Si bien, esta tecnología tiene múltiples variables, insisto en que, quizás deberíamos retroceder un poco, mientras aprendemos cuáles son todos los efectos a largo plazo que podría causar esta modificación genética.

Hay muchas oportunidades para hacer avances, pero deben realizarse con el entendimiento de que algunas de sus consecuencias podrían ser mutaciones no intencionadas con efectos potencialmente irreversibles--como la resistencia a los antibióticos.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario