Según un estudio: Tomar una aspirina al día supone un peligro en la vejez

Justo cuando creía que la ciencia había dirimido en que tomar diariamente una aspirina al día puede prevenir los ataques cardíacos y derrames cerebrales, un nuevo estudio ha demostrado que, después de todo, los dichosos beneficios comprobados de esta práctica no resultan tan beneficiosos.

De hecho y de acuerdo con la cadena BBC, un mayor número de evidencia señala que los riesgos de las personas saludables que consumen aspirina todos los días van aumentando conforme van envejeciendo.

Aspirina

El estudio no solo demostró un mayor riesgo de hemorragia, sino también un mayor riesgo de muerte por cáncer. Los investigadores advirtieron que el vínculo del cáncer necesitaba ser sujeto a "más investigaciones".

Las insinuaciones en contra de la recomendación de tomar una aspirina al día se ha ido extendiendo por varios años en diversos foros médicos, desde que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos cambió su postura sobre el uso diario de la aspirina si nunca ha tenido un ataque cardíaco.

Desde entonces, varios estudios han respaldado a la FDA al demostrar que las bajas dosis de este medicamento no son tan inocuas o protectoras como se creía.

En realidad, la aspirina puede provocar graves problemas médicos, como la hemorragia gastrointestinal mencionada en el artículo presentado, así como hemorragias intracraneales, insuficiencia renal y ceguera, entre otros problemas.

Si de algo debe estar consciente, es que la aspirina puede disminuir o aumentar su riesgo de sufrir un ataque cardíaco según su situación.

Dado que la inflamación es una causa importante de cardiopatía (y muchas otras enfermedades crónicas), el enfoque más seguro y efectivo para protegerse de las cardiopatías sería llevar una alimentación adecuada, hacer ejercicio, exponerse al sol y realizar grounding también conocido como conectarse con la tierra.

En el caso de la alimentación, es sumamente importante que controle sus niveles de insulina, ya que pueden contribuir a la inflamación crónica.

Evitar los alimentos procesados, que contienen grandes cantidades de ingredientes inflamatorios, por ejemplo, azúcares refinados y grasas procesadas como grasas trans y aceites vegetales, además de moverse y ejercitarse regularmente son las formas más potentes de ayudar a normalizar sus niveles de insulina y evitar la resistencia a la misma.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario