Picazón crónica: Un síntoma común pero con frecuencia ignorado

El prurito, también conocido como picazón crónica, afecta aproximadamente a la cuarta parte de nosotros a lo largo de nuestra vida, y los investigadores de la Universidad Friedrich-Alexander en Alemania creen que es hora de que la medicina analice mejor estos síntomas y sus causas.

Además del eccema, la picazón se asocia con afecciones graves como la enfermedad del hígado y de la vesícula biliar, disfunción renal, diabetes y cáncer, por lo que según los investigadores, es importante no denostar las quejas de los pacientes con picazón crónica.

Comenzon

El eccema es una afección inflamatoria crónica de la piel que causa resequedad cutánea y manchas rojas con comezón y, como sugiere esta última investigación, su causa exacta no siempre se conoce.

Sin embargo, se cree que se debe a una combinación de factores como las condiciones virales y ambientales. Lo importante es recordar que tanto el diagnóstico de eccema como los síntomas de prurito deben tomarse en serio.

Por ejemplo, la enfermedad hepática es una epidemia en aumento y, como ya se mencionó, la picazón crónica es solo un síntoma de daño hepático.

Lo que sí sabemos es que factores del estilo de vida como la alimentación, ejercicio, peso, tabaquismo y consumo de alcohol, desempeñan un rol importante no solo en la enfermedad hepática, sino en muchas enfermedades crónicas, lo que quiere decir que una forma de abordar los síntomas como el prurito es al modificar los factores de estilo de vida.

Por ejemplo, solo eliminar los alimentos procesados y el exceso de fructosa de su alimentación puede contribuir bastante a abordar las enfermedades crónicas subyacentes.

Sin embargo, mientras lo hace, si usted es quien padece picazón crónica, es probable que también esté buscando soluciones rápidas para aliviar la picazón y erupciones que a menudo la acompañan.

Por lo tanto, independientemente de si su irritación y posterior comezón se debe a una picadura de insecto, contacto con un alérgeno (como hiedra venenosa) o afección sistémica, algunos tratamientos caseros útiles que funcionan por vía tópica incluyen:

  • Vinagre de sidra de manzana
  • Pasta de bicarbonato de sodio
  • Avena, húmeda y en consistencia de pasta
  • Cáscaras de plátano
  • Corteza de sandía
  • Aceite de coco

Por cierto, cuando se trata del aceite de coco como tratamiento para la piel, conservar un frasco de aceite de coco 100 % virgen en su botiquín de baño es buena idea para tratar varias afecciones cutáneas distintas.

Además de la irritación, puede emplearlo para afeitarse, lavarse la cara, como bálsamo para labios o crema de noche, e incluso como desodorante, por solo nombrar algunos usos.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario