MCT Oil MCT Oil

PUBLICIDAD

Juez en California establece que, Starbucks y otras cafeterías deben utilizar advertencias sobre el cáncer

Muy pronto habrá una noticia que dejará a todos los consumidores de Starbucks con la boca abierta y esta vez no estamos hablando de ese impulso proporcionado por café de las mañanas.

NBC reporta que muy pronto el café contará con etiquetas de advertencia de cáncer y las malas noticias para las grandes compañías de la industria del café no paran. Una tercera fase del juicio evaluará sanciones civiles.

En teoría, esto podría representar una multa de hasta $2 500 por cada persona expuesta al día durante los últimos ocho años, aunque este tipo de multa masiva y punitiva es algo poco probable.

Starbucks

Originalmente, la demanda fue presentada en el 2010 contra 90 minoristas de café. Council for Education and Research on Toxics (CERT) que es una organización sin fines de lucro argumentó que varias compañías que incluían a Starbucks, 7-Eleven y BP no advertían a sus clientes de que el café que venden podría exponerlos a la acrilamida, un carcinógeno. A fines de enero, más de una docena de minoristas de café fueron notificados, incluyendo 7-Eleven.

La Proposición 65 de California, también conocida como la Ley de California de Agua Potable y Segura y Tóxicos de 1986, es la herramienta que CERT ha estado utilizando en su lucha contra los vendedores de café.

La Proposición 65 requiere que las compañías proporcionen “advertencias claras y razonables” sobre la presencia de ingredientes o agentes que pueden impactar en su salud y su lista incluye aproximadamente 900 sustancias químicas conocidas por causar cáncer o defectos de nacimiento.

La proposición también permite a abogados, grupos de defensa y ciudadanos privados a demandar a las compañías  en nombre del estado y cobrar parte de las ganancias.

Starbucks encabeza la defensa de esta demanda al afirmar que los beneficios del café superan los riesgos y que los niveles de acrilamida encontrados en el café son insignificantes.

Esta semana, el juez del Tribunal Superior, Elihu Berle, se pronunció a favor del demandante y declaró que: “los demandados no han podido demostrar que el consumo de café confiere un beneficio para la salud humana”. La defensa tiene pocas semanas para presentar objeciones antes de que la resolución tentativa sea definitiva.

William Murray, presidente y CEO de National Coffee Association, tuvo una opinión diferente. Y dijo que “Esta demanda se ha burlado de la Propuesta 65, ha confundido a los consumidores y no hace nada en mejorar la salud pública”. También señaló que el café es una bebida que ha demostrado proporcionar beneficios para la salud.

La Proposición 65 ha ayudado a informar y advertir a los ciudadanos sobre los peligros de las sustancias químicas que de otro modo no serían reconocidas, pero también puede provocar confusión. Inexplicablemente, el aspartame no forma parte de su lista, aunque actualmente está bajo consideración. Está claro que esta sustancia debió haber sido incluida desde el principio.

También vale la pena preguntarse por qué el café está siendo un blanco en este momento cuando hay comida chatarra ultra procesada en el mercado que no cuenta con ningún tipo de etiqueta de advertencia.

La acrilamida se forma cuando los alimentos de origen vegetal se calientan lo suficiente como para producir una superficie seca y carbonizada. Aunque esta sustancia química se puede formar en muchos alimentos cocinados o preparados a temperaturas superiores a 250°F, los alimentos ricos en carbohidratos son los más vulnerables.

Además del café, también se encuentra en los productos que contienen papa, granos y cacao. Debe tomar en cuenta que los sustitutos de café a base de achicoria contienen de dos a tres veces más acrilamida que el café real.

¿Es justicia poética que Starbucks termine utilizando etiquetas de advertencia de cáncer gracias a esta demanda? Esta compañía se ha presentado como una organización preocupada por la sostenibilidad, sin embargo, la realidad es un poco diferente. Tanto Starbucks como Monsanto son miembros clave de la Grocery Manufacturers Association (GMA).

Durante mucho tiempo, esta nefasta alianza ha intentado mantener desinformados a los consumidores sobre los ingredientes contenidos en sus alimentos. En 2014, la revelación de que Starbucks respalda a la GMA molestó a muchos de sus seguidores y consumidores.

Entre ellos, al músico Neil Young, quien anunció que boicotearía a la cadena de café después de enterarse de sus tratos con Monsanto y su participación en la demanda Vermont.

Curiosamente, ni Starbucks, ni Monsanto forman parte de la Junta Directiva de GMA–que se encarga de la toma de decisiones para el grupo. Esto los ayuda a cubrirse y declarar que sus compañías no participaron en la decisión de demandar a Vermont.

Y la verdad es que el hecho de que estén directamente involucrados o no, no hace la diferencia–la realidad es que la organización principal está tratando de mantenerlo desinformado con respecto a los ingredientes de sus alimentos.

 Si no bebe café, por el bien de su salud, debe seguir evitándolo. Personalmente, no bebo café y existen muchas otras formas de complementar su alimentación con antioxidantes–tales como comer vegetales frescos. Sin embargo, si le gusta beber café, le dará gusto saber que el café tiene beneficios para la salud. También se le ha relacionado con un menor riesgo de diabetes tipo 2, obesidad y síndrome metabólico.