Un estudio pide a las ligas deportivas dejar de promover la comida chatarra

Si mira deportes por televisión ​​es difícil pasar por alto el bombardeo de comida chatarra y comerciales de soda. Es una larga e hipócrita tradición que Coca-Cola haya patrocinado todos los Juegos Olímpicos desde 1928. Vincular el deporte de élite con la comida chatarra es una artimaña engañosa, sobre todo cuando los niños son el blanco de dicha publicidad.

Como se describe en el estudio, "la posibilidad de transferir la imagen de marca entre compañías de alimentos poco saludables y organizaciones deportivas es preocupante si los consumidores asocian incorrectamente productos alimenticios no saludables con la salud y el estado físico".

Un nuevo estudio de Pediatrics cuenta con el alcance total de la cuestionable alianza entre la programación de deportes televisados ​​y la industria de la comida chatarra.

Comida Chatarra

El estudio se basó en la información de la audiencia de Nielsen en 2015 con el fin de identificar las 10 organizaciones deportivas con la mayor cantidad de espectadores entre las edades de 2 y 17 años. Los patrocinadores se clasificaron por categoría de producto. La televisión, canales de YouTube y sitios web de la organización se analizaron de 2006 a 2016.

La calidad nutricional de los productos promocionados también fue clasificada. Después de compilar una lista de alimentos anunciados, los investigadores crearon un perfil nutricional para cada producto mediante el uso del Modelo de Perfil de Nutrientes.

Este sistema se usa en el Reino Unido y Australia para identificar comida chatarra que no se puede anunciar a los niños. Es un enfoque algo reduccionista que se basa en una fórmula matemática que compila el valor numérico de calorías, fibra y otra información de la etiqueta nutricional.

Ni el espectador deportivo más informal estaría sorprendido por los resultados del estudio. Resulta que el 76 % de los productos alimenticios que se muestran en los anuncios durante los eventos deportivos eran ultraprocesados ​​y carentes de nutrientes. De las bebidas no alcohólicas presentadas, más del 52 % estaban endulzadas con azúcar.

¿Qué se debe hacer con respecto a la publicidad generalizada sobre alimentos y bebidas poco saludables durante los eventos deportivos? Los autores del estudio argumentaron que un enfoque obvio sería que las ligas deportivas se autoregularan y prohibieran las asociaciones con fabricantes de comida chatarra.

También sugirieron la adopción voluntaria de la Iniciativa sobre la Publicidad de Alimentos y Bebidas Infantiles (CFBAI, por sus siglas en inglés) y la ampliación del programa con el fin de proteger también a los adolescentes.

El CFBAI es un programa voluntario de autorregulación administrado por el Better Business Bureau. Está diseñado para promover elecciones alimenticias saludables mediante la eliminación de anuncios de alimentos que no cumplen con sus estándares nutricionales para la radio, televisión, internet, medios impresos, videojuegos y otras formas de medios de comunicación.

La adopción generalizada de esta iniciativa eliminaría efectivamente los anuncios de comida chatarra hábilmente encubiertos y dirigidos a los niños.

Hay otros enfoques en los que todos podemos involucrarnos. Uno es participar en los esfuerzos de las bases para atraer la atención de los medios hacia la hipocresía de los fabricantes de comida chatarra que anuncian sus productos saludablemente destructivos durante las competencias deportivas.

McDonald's fue expulsado de su vergonzosa posición como patrocinador olímpico, poniendo fin a una relación de cuatro décadas, a medida que aumentaban las críticas sobre esta asociación dudosa.

La información nutricional exacta también es crucial, al igual que las advertencias persuasivas sobre las graves consecuencias de la epidemia de obesidad infantil. Estas son herramientas que cualquiera puede emplear en esta batalla vital.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario