¿Puede un virus propagarse a través de una cabina de avión?

Muchas personas creen que viajar en avión las expone a una aterradora variedad de patógenos por sus compañeros de viaje infectados. ¿Quién de ustedes no se ha sentido estresado cuando una persona de la fila de al lado estornuda o cuando escucha a una persona toser si parar en la cabina de pasajeros?

Parece que muchas personas se enferman durante o después de viajar en avión. Este problema parece especialmente común durante la temporada de vacaciones, cuando las personas quedan vulnerables debido a un sistema inmunológico débil.

Peor aún, una cabina de avión puede convertirse en un vector de enfermedades a través de la cual los pasajeros y la tripulación pueden propagar pandemias e infecciones nuevas en todo el mundo.

Avion

A pesar de la relación aparentemente lógica entre viajar en avión y las enfermedades, se han realizado muy pocas investigaciones sobre la propagación de virus en los aviones.

Esto es sorprendente cuando tomamos en cuenta que al año, más de 3 mil millones de personas viajan en avión, por lo que Proceedings of the National Academy of Science of the United States of America (PNAS) ha intentado descubrir más sobre este tema al realizar un estudio  que registró las actividades y los movimientos de la tripulación y los pasajeros de 10 vuelos transcontinentales y simuló la forma en la que se propagan las enfermedades en la cabina y potencialmente, al resto del mundo.

Ocho de los vuelos se realizaron durante la temporada de gripe, se colocaron observadores a intervalos de cinco filas para asegurarse de que pudieran registrarse todos los movimientos e interacciones con el fin de analizarlos después. También se tomaron muestras de aire y de las superficies de la cabina para analizarlas en busca de microbios.

La gripe fue el objeto de estudio porque se transmite a través de las gotitas suspendidas en el aire. No se rastrearon las infecciones específicamente, pero el estudio cuantificó los comportamientos típicos con el fin de estimar la probabilidad de infección.

Los resultados podrán hacer que su próximo vuelo sea menos estresante. Ya que el coautor del estudio, George Weiss dijo para la revista Gizmodo que “las simulaciones proporcionaron evidencia convincente de que en el caso de la influenza, si no está sentado a un metro (3.2 pies) de un pasajero infectado y practica una buena higiene de manos, entonces es muy poco probable que se infecte durante el vuelo”.

Sus hallazgos concuerdan con mi propia conclusión de que la forma más común de infectarse con una enfermedad es al tocar la superficie contaminada y después transferir el germen a sus ojos, nariz o boca. Durante mucho tiempo, he dicho que lavarse las manos con frecuencia es la mejor manera de evitar las infecciones cuando vuela.

Si todavía le preocupa que sus vecinos de vuelo sean focos de infecciones y enfermedades, trate de ajustar la boquilla de la ventilación que se encuentra arriba de su asiento para crear una corriente de aire que aleje los patógenos aéreos de su cara.

Si viaja frecuentemente en avión o utiliza el transporte público en general, hay otra práctica importante que lo mantendrá sano mientras viaja. Y estoy hablando de fortalecer su sistema inmunológico con el fin de que pueda resistir cualquier ataque que pueda ocurrir.

Le recomiendo llevar una alimentación nutritiva, libre de alimentos procesados y azúcares, dormir bien y controlar el estrés. Esta es la mejor forma de estar sano, incluso si está expuesto a entornos con gérmenes.

También le recomiendo protegerse de la disrupción bioeléctrica que ocurre cuando no está en contacto con la superficie de la Tierra. Un truco que he utilizado durante algunos años, gracias al consejo del Dr. Stephen Sinatra, es quitarme uno de mis zapatos mientras vuelo y recargar mi pie en el soporte de metal del asiento que tengo enfrente.

Hacer esto ayuda a hacer tierra con el marco del avión y a mitigar el daño causado por la radiación producida a 35 000 pies de altura.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario