Spring Sale Spring Sale

PUBLICIDAD

No se deje engañar por las advertencias de los alimentos sin gluten

Según un informe de Epidemiology, una alimentación libre de gluten puede conducir a una mayor exposición al arsénico y mercurio. Es probable que sea consecuencia involuntaria que resulta de la práctica común de sustituir la harina de trigo por harina de arroz en los alimentos procesados ​​libres de gluten.

El estudio descubrió que las personas que llevaban una alimentación libre de gluten tenían casi el doble de arsénico en la orina y 70 % más mercurio en el torrente sanguíneo que aquellos que no restringían su consumo de gluten.

En primer lugar, el arroz es un alimento básico en todo el mundo y también la principal fuente de arsénico en los alimentos. Por supuesto, los alimentos preenvasados ​​que contienen harina de arroz realmente no tienen un lugar en una alimentación saludable, pero el hecho es que el arroz por sí solo, más que su procesamiento, es una fuente de metales tóxicos.

Gluten

Primero, un resumen rápido sobre el arsénico. Hay dos tipos de arsénico: orgánico e inorgánico. Orgánico se refiere a su composición química y no a su método de cultivo, y únicamente significa que el átomo de arsénico se unió al carbono. El pescado es rico en arsénico orgánico natural.

El arsénico inorgánico es aún más problemático y es el tipo que se encuentra en el arroz. A diferencia del trigo o maíz, el arroz se cultiva en condiciones inundadas. Esto permite que los metales tóxicos, como el arsénico y el mercurio, se absorban más fácilmente a través de las raíces y se acumulen en el grano.

Además de la eficacia del arroz para absorber toxinas del suelo, están las duras prácticas agrícolas tradicionales.

En los Estados Unidos, el arroz se cultiva frecuentemente en tierras que antes se utilizaban para cultivar algodón, las cuales estaban saturadas de pesticidas a base de arsénico para proteger los cultivos de las infestaciones de gorgojo.

El arroz cultivado en los Estados Unidos tiene uno de los promedios más elevados de arsénico inorgánico del mundo. Contiene casi tres veces más arsénico que el arroz basmati importado de Nepal, India y Pakistán. El arroz egipcio tiene los niveles más bajos de arsénico inorgánico de todos.

Debido a sus beneficios para la salud, precio, resistencia y practicidad, es posible que eliminar completamente el arroz de la alimentación no parezca lógico para todos. Sin importar si se trata de arroz blanco, integral o silvestre, recomiendo las variedades orgánicas. Si no está seguro de la fuente o la calidad, limite su consumo a dos porciones por semana para minimizar su exposición a los metales pesados.

También es importante tener en cuenta que el perfil nutricional varía mucho entre los diferentes tipos de arroz.

El arroz proporciona el 20 % de la energía alimentaria del mundo y existen miles de variedades de este cultivo básico. El arroz silvestre es una mejor opción para las personas que desean bajar de peso, ya que los hace sentir satisfechos por más tiempo.

En comparación, el arroz silvestre es más denso en nutrientes, además de tener significativamente menos calorías y carbohidratos que el arroz blanco.

El arroz blanco está disponible en cantidades mucho más abundantes en los estantes de los supermercados que el arroz integral, negro o silvestre, y es menos costoso.

Sin embargo, los estudios encuentran que comer arroz blanco cuatro o cinco veces a la semana está relacionado con un mayor riesgo de padecer diabetes tipo 2, mientras que consumir de dos a cuatro porciones de arroz integral tuvo el efecto opuesto.

El arroz negro, a veces llamado arroz "venere" o "prohibido", es una variedad de tradición asiática que aporta los mismos beneficios que el arroz integral, sin embargo, junto con ellos también obtiene un conjunto de poderosos antioxidantes. Curiosamente, es posible que mientras más oscuro sea el arroz, más poderosos serán sus nutrientes.

Por ejemplo, se ha encontrado que el arroz negro contiene antocianinas con atributos nutricionales similares a los que se encuentran en las moras azules o zarzamoras.

En los Estados Unidos, una cuarta parte de las personas ha adoptado una alimentación libre de gluten porque el tipo de alimentación estándar no les ha funcionado. Ya sea que lo haga para tratar la intolerancia celíaca subclínica al gluten o la inflamación, existen muchas razones para eliminar los granos procesados ​​de su alimentación.

Al vincular los alimentos sin arsénico y sin gluten, este estudio podría convencer a las personas de no adoptar una alimentación más saludable. En realidad, los inconvenientes sobre el arsénico y el arroz se conocen desde hace mucho tiempo y son fáciles de abordar.

Además, los alimentos libres de gluten altamente procesados ​​nunca fueron la solución. Muchos productos sin gluten contienen altas cantidades de azúcar, jarabe de maíz y diferentes formas de almidón, ninguno de los cuales es saludable.

Por lo tanto, aunque creo que muchas personas pueden obtener beneficios de eliminar el gluten de su alimentación, opte por los alimentos integrales libres de gluten como reemplazo--y no por la comida chatarra procesada y sin gluten que satura muchos de los estantes del supermercado.

Para obtener más información sobre cómo mejorar su alimentación, consulte mi plan de nutrición optimizado.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario