Los CDC investigan la misteriosa muerte de un grupo de dentistas

Las amalgamas dentales son un peligro laboral que se ha relacionado con un elevado riesgo de defectos reproductivos en las jóvenes dedicadas a la odontología.

Resulta que eso podría ser solo la punta del iceberg. Un informe de los CDC reveló la muerte de un grupo de dentistas y es probable que la exposición a las toxinas en su lugar de trabajo sea el responsable.

Actualmente, en los Estados Unidos, alrededor de 200 000 personas sufren de Fibrosis Pulmonar Idiopática (FPI), una afección irreversible que causa cicatrización pulmonar permanente y tiene un escaso pronóstico de supervivencia.

Investigaciones anteriores vincularon la FPI con ocupaciones asociadas con gases, polvos, fibras y partículas suspendidas en el aire. Los dentistas no fueron señalados como en riesgo de FPI, sin embargo, eso podría cambiar pronto.

Durante un período de 15 años, ocho dentistas y un asistente dental ingresaron en una clínica especializada en Virginia para tratar la FPI. La clínica de Virginia que los admitió encontró que los nueve profesionales de la odontología tenían 23 veces más posibilidades de padecer esta rara y mortal enfermedad que la población en general.

Ocho de los nueve trabajadores dentales en el grupo de FPI fallecieron, no obstante el dentista sobreviviente fue entrevistado por los CDC. No fuma y no usó protección respiratoria durante sus 40 años de carrera. Utilizó una mascarilla quirúrgica durante los últimos 20 años.

Mercurio

Los CDC reconocieron que la labor de los odontólogos incluía "preparar amalgamas e impresiones sin protección respiratoria". Las sustancias utilizadas durante estas tareas contenían sílice, polivinilsiloxano, alginato y otros compuestos con posible toxicidad respiratoria o conocida".

El sílice es específicamente problemático y se conocen "casos de técnicos dentales con neumoconiosis, una enfermedad pulmonar ocupacional restrictiva que es resultado de la inhalación de polvo, [el cual] ha sido identificado después de la exposición al sílice o a las prótesis dentales a base de cobalto-cromo-molibdeno".

Los trabajadores dentales no solo se encuentran expuestos a partículas en el aire, gases y agentes infecciosos provenientes de sus pacientes. La radiación ionizante en forma de rayos X también es una realidad para ellos.

Es interesante que los CDC le restaran importancia a un tema tabú: el mercurio. Las amalgamas dentales, mencionadas a lo largo del informe, contienen entre 49 y 54 % de mercurio. La palabra mercurio no aparece ni una vez. Sin embargo, las propiedades neurotóxicas que contiene están bien establecidas y también se ha demostrado que causan problemas psicológicos e inmunológicos.

La amalgama es una tecnología increíblemente primitiva. El primer uso generalizado de las amalgamas ocurrió en China con la dinastía Ming del siglo XVI, sin embargo, esta práctica llegó a los Estados Unidos y Europa hasta la década de 1830.

El uso de mercurio fue polémico desde el principio. La Sociedad Americana de Cirujanos Dentistas (ASDS, por sus siglas en inglés), la asociación odontológica de los Estados Unidos en ese momento, consideró que el uso de mercurio neurotóxico era mala praxis y obligó a los miembros a firmar un compromiso para evitar el uso de amalgamas.

La controversia sobre las amalgamas provocó un conflicto interno y la eventual disolución de la ASPS. La Asociación Dental Americana se fundó para subsanar ese vacío y durante los últimos 160 años ha sido un firme defensor y partidario de las amalgamas.

Hoy en día muy poco ha cambiado. Las amalgamas se siguen utilizando debido a las tácticas intimidatorias de las aseguradoras y el gobierno y a la promoción astuta de las amalgamas como "rellenos de plata" por parte de la Asociación Dental Americana que está a favor del mercurio y los dentistas que se niegan a recibir formación odontológica del siglo XXI. Si su dentista todavía prefiere colocar mercurio en su boca, cambie de dentista.

Llamarle "relleno de plata" a una amalgama que es 50 % mercurio es una práctica de mercadotecnia abiertamente engañosa. Como resultado, aproximadamente un cuarto de las personas en los Estados Unidos, creen que el componente principal de una amalgama es la plata y no el mercurio, lo cual es bastante comprensible.

¿Los CDC han estudiado cuidadosamente el tema del mercurio debido a la agresiva defensa de las amalgamas por parte de la ADA? Las emanaciones del mercurio son un peligro real y los dentistas biológicos capacitados para retirar los rellenos de mercurio de forma segura emplean una serie de medidas de protección para protegerse a sí mismos y a sus pacientes. ¿Los nueve dentistas que ingresaron por FPI emplearon los mismos rigurosos protocolos de seguridad?

Es probable que la causa de la muerte del grupo de odontólogos esté relacionada con los gajes del oficio, sin embargo, el peligro que el mercurio representa se extiende mucho más allá del consultorio del dentista.

Consumers for Dental Choice y su líder, Charlie Brown, continúan de lleno con su campaña de presión para lograr el uso de la odontología sin mercurio en los Estados Unidos y todo el mundo.

¡Puede ayudar a detener el uso del mercurio dental hoy! Considere donar a Consumers for Dental Choice, una organización sin fines de lucro dedicada a promover la odontología sin mercurio.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario