Vitamin E Vitamin E

PUBLICIDAD

La terrible verdad detrás del olor a coche nuevo

En un mundo inundado de fragancias artificiales, muy pocas son tan fáciles de identificar como el olor a coche nuevo. No hay ninguna razón científica por la que este olor tan popular debería verse como una característica más de un coche nuevo, sin embargo, si hay mucha evidencia de que ese aroma es dañino para su salud.

A pesar de eso, a muchos compradores les gusta tanto el olor a coche nuevo que incluso compran aerosoles para mantener este olor tan distintivo.

Reader´s Digest explica que el olor a coche nuevo se crea por la combinación de varios componentes que forman parte de los compuestos orgánicos volátiles (VOCs) “liberados” por su coche.

Lo que hace que un coche nuevo tenga ese aroma tan distintivo es la cantidad de materiales tóxicos que componen su carro y el hecho de que olor queda atrapado y calentado en un compartimento confinado de pasajeros.

Olor a carro nuevo

El olor a coche nuevo no forma parte de los aspectos positivos de comprar un coche nuevo. Lo que está oliendo son emisiones tóxicas de poliuretano, adhesivos, poliéster, pintura, selladores, retardadores de llamas bromados (BFRs), aceites, todo tipo de plásticos y cientos de otras sustancias químicas peligrosas.

También es cierto que el amor por el olor a coche nuevo no es universal. The Truth About Cars reporta que los compradores chinos prefieren coches nuevos inodoros y que si un carro tiene un fuerte olor a nuevo, no lo aceptan.

Sin importar si el olor es por el cuero tratado o la desgasificación plástica en el interior de un automóvil econobox, los compradores chinos están dispuestos a rechazar un carro que tenga un olor muy fuerte. Los coches marca Lincoln exportados al mercado chino tienen contenedores de carbón en sus interiores para que cuando el carro llegue a su destino, ya no huela a coche nuevo.

De acuerdo con J.D. Power, en 2015 y 2016, la preocupación principal de los compradores chinos era que su coche nuevo tuviera un aroma desagradable en su interior. En respuesta a esto, Ford contrató a 18 evaluadores para que se encargaran de que los componentes de los coches no emitieran un aroma demasiado fuerte.

Los coches y las piezas que no aprobaban la prueba se cambiaban antes de que los coches llegaran a la sala de exhibición.

Este es un gran comienzo y esperamos que sea el primer paso para hacer que el interior de los coches sea un entorno más seguro para sus ocupantes. En la actualidad, olor a coche nuevo no es tan fuerte como solía ser hace una o dos décadas debido a que, en el mercado norteamericano, se ha eliminado el uso de sustancias químicas extremadamente tóxicas como el cloruro de polivinilo.

Es posible que esta preocupación expresada por los chinos sobre la toxicidad del olor a coche nuevo provenga del hecho de que las regulaciones ambientales, de calidad del aire y seguridad de su país son más relajadas que en los Estados Unidos y Europa. Por lo que su escepticismo no está de más. La contaminación del aire en espacios cerrados, incluyendo la inhalación de sustancias químicas tóxicas dentro del vehículo, podría ser igual o incluso más peligrosa que la contaminación del aire exterior.

Actualmente, las ventas de coches en China superan las ventas de coches en los Estados Unidos, por lo que a los fabricantes deseosos de capitalizar en este mercado en crecimiento no les queda más remedio que aceptar que los consumidores chinos no compartan nuestro gusto por el olor a coche nuevo.

También vale la pena señalar que en lugar de confiar en los limpiadores tóxicos que forman parte fundamental de las tiendas de autopartes, lavados de coches y talleres mecánicos en muchas partes del mundo, los dueños de coches chinos limpian el interior de sus automóviles con agua y vinagre con el fin de eliminar el fuerte olor a sustancias químicas.

Los consumidores están cada vez más conscientes de los peligros de los VOCs y con suerte, en un futuro no muy lejano, los fabricantes de coches fabricarán nuestros vehículos con la menor cantidad de sustancias químicas en su interior. En 2002, Ecocenter.org hizo una comparación del Honda Civic y el Toyota Prius para descubrir cuál tenía una menor carga tóxica en su interior.

El Honda Civic superó al Toyota Prius como el coche con la menor carga tóxica en su interior. Honda también fue elogiada por su programa que utiliza materiales libres de PVC en todos sus vehículos.

A partir de 2017, 12 de sus 15 modelos vendidos en Estados Unidos y Canadá no contienen PVC. Volvo y Ford también adoptaron estándares similares al momento del estudio, pero en toda la industria, tan sólo 17 % de los interiores de coches no contienen PVC.

Podemos tener un impacto en la popular tendencia a este fuerte olor a coche nuevo al crear consciencia sobre los peligros de los VOCs. A nivel persona, puede adoptar prácticas de limpieza más seguras y evitar empeorar la situación al añadir soluciones de limpieza tóxicas en el interior de su coche.

La buena noticia es que los mismos limpiadores no tóxicos que utiliza en su casa, también pueden utilizarse para limpiar el cuero, plástico y tela del interior de su coche. Para más información sobre cómo limpiar de forma segura casi cualquier cosa en su casa, échele un vistazo a este artículo sobre productos de limpieza no tóxicos.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario