Vitamin E Vitamin E

PUBLICIDAD

Los cálculos renales van en aumento

Cada año, más de medio millón de personas en los Estados Unidos acuden a la sala de emergencias para aliviar el insoportable dolor de los cálculos renales, asimismo, CNN informa que este número va en aumento. La alimentación moderna puede jugar un papel importante en este fenómeno, y simples cambios alimenticios pueden protegerlo de dolorosos cálculos renales.

En la mayoría de los casos, los cálculos renales se eliminaron sin causar daño permanente, sin embargo, el dolor durante el proceso puede ser insoportable. Asimismo, en ocasiones los cálculos renales se relacionan con dolor de espalda baja, estómago, náuseas o vómitos, fiebre y escalofríos.

En general, cuanto más grande es la piedra, más dolor y síntomas causará. En ocasiones es necesario implementar tratamientos agresivos con el fin de eliminar las piedras.

Intestino

El principal factor de riesgo para los cálculos renales es no beber suficiente agua. Si no está bebiendo la suficiente, su orina tendrá concentraciones más altas de sustancias que pueden precipitarse y formar piedras.

En específico, algunas de las sustancias químicas que forman cálculos son el calcio, oxalato, urato, cisteína, xantina y fosfato. Estos se deberían eliminar en la orina a través de los riñones, sin embargo, si existe muy poco líquido presente, se pueden unir para formar un cálculo.

Un factor clave: No cualquier líquido podrá aumentar su producción de orina. Aunque el agua y el agua mineral lo pueden proteger, beber soda se relaciona con cálculos renales, posiblemente porque el ácido fosfórico que contiene, acidifica la orina, lo que favorece la formación de cálculos.

Beber agua, evitar las sodas y minimizar el consumo de azúcar es una excelente acción inicial. ¿Qué más puede ayudar a reducir su riesgo de cálculos renales? En primer lugar, obtenga suficiente magnesio. Asimismo, debe consumir alimentos ricos en calcio, pero no suplementos de dicho compuesto. Estos se unen con oxalatos (de los alimentos) en el intestino, lo que impide que ambos se absorban en la sangre y luego se trasladen a los riñones.

Los granos de soya y los alimentos hechos de soya pueden favorecer los cálculos renales en las personas propensas a ellos, ya que pueden contener altos niveles de oxalatos, que pueden unirse con el calcio en el riñón y formar cálculos renales.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario